José Peseiro y su Vinotinto ofensiva: ¿Estamos preparados para esa conversación?

Francisco Tochón Rosales |  @CiscoTochon

“Especulando siempre es muy difícil llegar a un Mundial”. Esa contundente frase del seleccionador de Venezuela, José Peseiro, es una muestra fehaciente de sus intenciones. El portugués ha dejado claro que buscará implantar un fútbol ofensivo a la Vinotinto, con presión alta, líneas juntas y jugadores cerca del arco contrario, algo que en los últimos años se observó muy pocas veces en el combinado patrio.

Ante esa complicada misión del portugués, cabe preguntarse si la selección se encuentra preparada para este reto. Además, si el entorno del fútbol venezolano también está listo, para asumir los riesgos de una Vinotinto que buscará proponer en la cancha o se verá en las primeras de cambio pedidos de arroparse más cerca del arco propio, algo que en los últimos años consiguió mantener la competitividad.

En teoría muchas han sido las voces críticas del fútbol vinotinto en los últimos años, pidiendo un juego más ofensivo, aprovechando las cartas con las que se cuenta. Esta pareciera ser una bonita oportunidad parar intentar plasmar algo diferente en la cancha, con un técnico que se encuentra en el polo opuesto de los anteriores, o al menos de los ciclos más largos (César Farías-Rafael Dudamel).

Desde la salida de Richard Páez, Venezuela ha tenido planteamientos de esperar al rival, pocas veces han sido propositivos, por lo que en varias oportunidades se ha fallado a la hora de dar el golpe en juegos de local, precisamente en los que se necesita ser un plantel con propuestas de ataque.

Sin perder el equilibrio

En declaraciones a Tomy Argüelles, en su canal de YouTube, “Olfato de Gol”, el portugués dejó claro que quiere darle un cambio de tuerca a lo que se vio en los últimos años, pero sin perder consistencia. “Queremos tener más jugadores cerca de la portería, líneas más juntas, defender más adelante, pero sin perder la consistencia y el equilibrio que Dudamel le ha dado”, apuntó.

 

“El grupo ha conseguido resultados, defendiendo bien y con salida a contragolpe… Ahora buscamos un equipo que proponga, con más posesión, con mayor agresividad defensiva, que se domine con el balón”, agregó: “sabemos que los jugadores lo pueden hacer, porque ya lo han mostrado en varios partidos, la intención es mantener esto”.

Todo suena muy bonito, pero no se debe olvidar que en el ciclo de Noel Sanvicente, se intentó la presión alta sin éxito, por lo que serán clave los entrenamientos y el tiempo de trabajo, algo que José Peseiro, por ahora, no ha tenido. Además, tampoco se puede olvidar que los puntos más altos de la Vinotinto en los últimos años, no ha sido precisamente con un fútbol asociativo.

“El pressing se logra con enseñanza, hablando con los jugadores y que entiendan que es bueno para nosotros, además de comprobarlo en los entrenamientos y partidos”, dejó claro Peseiro.

El punto será observar si podrá plasmar esas ideas de un fútbol ofensivo -con y sin balón- en la cancha, aunque bien ha dicho que todo el grupo se encuentra comprometido. Su idea es que el plantel sea agresivo, sin perder una solidez de la que muy bien habló Rafael Dudamel en una entrevista con Richard Méndez.

“Yo entiendo el fútbol a nivel de selección, primero trabajando desde el cero… Claro que pudiera tener a Añor, Murillo, Muchis, Soteldo, o Rondón, esa es tentación permanente, pero entonces éramos Brasil del 70, que me hacen 3 y hago 5… por eso partía desde nuestra realidad, solidez y de allí trabajar los partidos, creo que mal no nos fue”, sentenció el ex seleccionador.

José Peseiro quiere desplegar algo distinto, encara una ruptura del estilo impuesto. Aspira una selección más audaz, agresiva y dominante, que tenga el balón, sin depender solo del contragolpe. “Esto tiene riesgos y los queremos pasar con consistencia”, acotó.

Solo el tiempo dirá si consigue ser fiel a esta idea y aumentarla vara alta de la competitividad, para pelear por un puesto al Mundial, aprovechando a un plantel lleno de jugadores aptos para mostrar esta filosofía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *