Ahora sí: Llegó el momento de Francis Ngannou en UFC

Francis Ngannou está llamado a dominar en UFC (Crédito: UFC Twitter

Andrés Espinoza Anchieta |  @AndresEspinoza

Jairzinho Rozenstruik llegó a su cita en UFC 249, el pasado sábado, como uno de los peleadores más temidos de la actualidad. Venía de partir en dos el labio superior de Alistair Overeem con un derechazo en el último segundo de su más reciente combate, para llevarse la victoria y dejar una escena que se hizo viral en las redes sociales. Sin embargo, a Francis Ngannou solo le tomó 20 segundos y unos cuatro golpes de su potente mano izquierda para terminar con la algarabía alrededor del surinamés y decretar, una vez más, que su momento, ahora sí, ha llegado.

Con su rápido y contundente triunfo, que tuvo lugar en un arena vacía en Jacksonville, Florida, como medida preventiva por la pandemia del Covid-19, Ngannou consiguió hilar su cuarta victoria, todas culminando en el mismo primer round; más asombroso aún, ninguna de las víctimas en la actual racha del camerunés (Curtis Blaydes, Cain Velasquez, Junior Dos Santos y ahora Rozenstruik) logró sobrevivir más de un minuto y 15 segundos en el octágono con él.

Y es que el “Depredador”, quién también fue bautizado por el reconocido comentarista de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) Joe Rogan como el “Mike Tyson de las MMA” por su poder y capacidad atlética, parece haber alcanzado el potencial de estrella en la división de pesos pesados del que tanto se habló a su llegada a la UFC hace algunos años, pero que parecía disiparse en 2018.

 

 

Luego de dos derrotas consecutivas en dicho año, una ante el campeón de pesos completos Stipe Miocic en UFC 220 y la otra seis meses después ante Derrick Lewis en UFC 226, la expectativa alrededor de Ngannou parecía convertirse en humo. Mientras tanto, quienes lo catalogaron como “el futuro del deporte” comenzaban a voltear la mirada hacia nuevos prospectos.

No fue el caso del famoso analista de MMA, Patrick Wyman. Él mantuvo intacta su fe en Ngannou, luego de asegurar en declaraciones a Bleacher Report que, si bien el potencial era evidente, tomaría unos tres años para que el camerunés realmente pudiera demostrar su capacidad a plenitud.

El pronóstico de Wyman se basaba en que, a pesar del potencial físico que se encontraba a la vista de todos, Ngannou necesitaría pulir su técnica para competir contra los más grandes nombres en su división.

EL ASCENSO

De 33 años de edad en la actualidad, Ngannou apenas salió de su país natal a los 26 y poco después conoció el mundo de las artes marciales mixtas en Francia. A partir de allí comenzó su preparación en el deporte y tan solo unos tres años después se encontraba peleando por el máximo cinturón de su división en las Grandes Ligas de las MMA y contra Miocic, uno de los peleadores más talentosos de los últimos años en la categoría de pesos pesados.

Tiempo después, Ngannou reconoció que no estaba preparado para un combate de tal magnitud en ese entonces, lo que muy posiblemente también afectó su mentalidad en los preparativos del choque con Lewis meses después.

No obstante, la predicción de Wyman luce más vigente y acertada que nunca en este 2020, con un Ngannou que ha perfeccionado su estilo de batalla, manteniendo la potencia física que lo convirtió en una amenaza desde el principio. Sumado a ello, la fortaleza mental del africano cuenta con una preparación que muy pocos pueden compartir, algo que quedó en evidencia durante su más reciente combate ante la rareza de sillas completamente vacías.

“He tenido malaria como 20 veces y aún así salía a buscar comida para poner en mi mesa”, comentó Ngannou previo al duelo con Rozenstruik. “Creo que puedo con esto”, sentenció.

¿QUÉ LE DEPARA?

Ngannou admitió que esperaba recibir una oportunidad titular tras su triunfo sobre Dos Santos y que, a pesar de considerarse el principal contendiente en su división, desconoce si recibirá un chance de retar por el oro nuevamente en su siguiente pelea.

Es posible que el camerunés deba esperar por la conclusión de la rivalidad entre el campeón Miocic y Daniel Cormier, que actualmente se encuentra igualada a una victoria por bando. Pero la realidad es que UFC y su presidente, Dana White, no podrán seguir evitando lo inevitable por mucho más: Ngannou está listo para dominar la división de pesos pesados de la compañía. Ahora sí está listo, y quizás mucho más que cualquier otro en el pasado.

Ngannou parece tener el impacto de los atletas que marcan un antes y un después en la historia de un deporte, aunque posiblemente esa tarea le tomará un poco más del minuto y los 15 segundos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *