Veracierto: “La relación con nuestros grandeligas es positiva”

Francisco Rodríguez (@tiburones.net)

Andrés Espinoza Anchieta |  @AndresEspinoza

Cuando Fernando Veracierto asumió el cargo de gerente general deportivo de los Tiburones de La Guaira, por allá en la primera mitad del 2019, nunca imaginó que su primera etapa al mando sería tan turbulenta. Difícil, claro, pero nunca tan acontecida.

“Cuando ya teníamos todo listo para arrancar nuestra temporada, vino el anuncio de MLB”, comentó Veracierto del otro lado del teléfono a @deportetoday sobre el comunicado de las Grandes Ligas que restringe la participación de sus afiliados en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional y que llegó justo antes del inicio de la 2019-2020. “Recibí el llamado de mi organización para decirme que no podía seguir en el cargo”.

Veracierto, quien también trabaja como scout para los Cerveceros de Milwaukee, se vio obligado a entregarle la batuta gerencial a Richard Díaz, cuando menos hasta que se llegara a una resolución en dicho asunto.

“A principios de enero fue que pude volver”, recordó el directivo.

Luego de que Tiburones fuera eliminado en la instancia semifinal, dio inicio la primera temporada muerta del equipo con Veracierto al timón de las operaciones deportivas. Tan solo unos meses después, la pandemia del coronavirus paralizó al mundo, incluyendo todo tipo de actividad beisbolera.

“Ha sido duro, pero no solamente para mí”, explicó Veracierto. “Todas las personas que trabajan conmigo, todos los directivos y todo el mundo en general está lidiando con las consecuencias de esta pandemia”.

Sin embargo, la oficina litoralense se ha mantenido activa, y esta semana concretaron la cuarta transacción en la era de Veracierto y tercera desde el final de la 2019-2020. En ese lapso de tiempo, La Guaira adquirió al receptor Sebastián Rivero, al experimentado toletero Jairo Pérez y más recientemente al grandeliga Franklin Barreto.

“Rivero es muy bueno defensivamente y tenemos grandes expectativas con él”, comentó Veracierto sobre el careta que llegó proveniente de los Tigres de Aragua a cambio del infielder Alberto González. “Por su lado, Jairo es un extraordinario bateador con capacidad de dar muchos extrabases y sus números en la UCV son fenomenales. En los últimos tres años, en Tiburones ha faltado poder, así que él encaja perfectamente en lo que buscábamos”.

Pérez, con nueve temporadas de experiencia en la pelota local, exhibe promedio de .309 puntos con un OPS de .809, seis cuadrangulares y 19 carreras remolcadas en 149 turnos a lo largo de 44 juegos disputados en el Estadio Universitario de Caracas, sede compartida de los escualos y los Leones. El cañonero llegó desde las Águilas del Zulia a cambio del careta Héctor Sánchez.

Con respecto a Barreto, Veracierto asegura que su explosividad con el madero y su jerarquía, a pesar de su corta edad (24 años), lo hacían una pieza muy apetecible.

“A Franklin lo conozco bien desde antes de firmar. Su habilidad para batear es impresionante. Además, es un jugador comprometido y que ya tuvo una temporada digna de premio MVP en esta liga con los Tigres en 2018. Y por si fuera poco, es una suma positiva para nuestro clubhouse”, señaló el ejecutivo.

Barreto, quien pertenece a los Atléticos de Oakland en las mayores, llegó a los pasados entrenamientos primaverales como la opción principal del equipo para asumir el puesto de segunda base regular de la organización, luego de que en las últimas campañas dividiera su tiempo entre Oakland y Nashville, ciudad en la que se encuentra la sucursal Triple A de los californianos. La proyección del toletero, quien hasta hace poco figuraba como uno de los principales prospectos del beisbol, luce como una traba para verlo uniformarse con los salados en un futuro cercano.

Allí es cuando el recortado calendario de las Grandes Ligas para este año, como consecuencia del coronavirus, podría jugar a favor del club que entregó al patrullero Odubel Herrera a los bengalíes a cambio de los servicios de Barreto.

“Sin duda que con los pocos juegos en MLB en este 2020 aumenta la posibilidad de verlo con nosotros. De hecho, creo que si logramos disminuir los contagios en el país, esta venidera temporada puede contar con la mayor participación de talentos establecidos desde finales de los años 80 o comienzos de los 90”, destacó Veracierto, quien aprovechó para desearle lo mejor a Herrera con su nueva divisa. “También quiero darle las gracias por su trabajo y su tiempo con nosotros”.

Más allá de reforzar el nivel productivo del equipo dentro del terreno de juego, Veracierto también mantiene el foco en cambiar los aires que se respiraban en el clubhouse escualo y que llevaron a cerrar la zafra pasada en medio de escenarios bochornosos que involucraron al entonces dirigente Renny Osuna y a varios de sus jugadores.

“Queremos fortalecer lo que está en el terreno de juego, pero también lo que está fuera de él, en el clubhouse”, indicó Veracierto. “Quiero que nada moleste a los jugadores o al staff, que nada los distraiga”, añadió.

En cuanto a Osuna, el ejecutivo no escondió su satisfacción por el trabajo realizado, particularmente tomando en consideración que era su primera temporada como dirigente profesional.

“Renny y todos los miembros de su staff hicieron un gran trabajo y se los agradezco”, comentó Veracierto, quien señaló que todavía no tiene un nuevo estratega definido para la próxima campaña. “Hemos conversado con varias personas y hemos tocado algunas puertas, pero decir un nombre sería irresponsable porque todavía no lo tenemos”.

La falta de actividad en las ligas menores e independientes presentará un nuevo reto al ya difícil proceso de selección de importados, pero el gerente salado confía en que encontrarán la forma de seguir adelante.

“Será mucho más difícil porque no podemos scoutearlos, pero tenemos nuestras conexiones, nuestros contactos y en eso nos vamos a apoyar para resolver y tener la importación necesaria. De igual forma, primero hay que esperar para conocer las condiciones de la liga”, dijo.

Durante la temporada muerta, también se ventilaron rumores de una mala relación entre algunas de las principales figuras del club y sus propietarios, particularmente tras unas declaraciones del lanzador Francisco Rodríguez en una conversación en vivo a través de Instagram con el jardinero José “Cafecito” Martínez hace algunas semanas. En ella, un desafiante “Kid” le pidió a los dueños que vendieran el equipo.

A pesar de esos comentarios y sin deseo de profundizar en el tema, Veracierto aseguró que no existe un divorcio entre la directiva salada y sus jugadores emblemas.

“Hemos mantenido comunicación constante con los grandeligas, así como también con nuestros peloteros de ligas independientes y de ligas menores. La verdad prefiero enfocarme en mejorar al equipo, pero puedo decir que la relación con nuestros grandeligas es positiva”, cerró.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *