Néstor Salazar: “Tenemos que rescatar a Carl Herrera para que nos ayude en el país. No le dimos esa importancia a él”

Néstor Salazar encabeza el proyecto de la Asociación Nacional de Entrenadores de Baloncesto (Crédito: Cocodrilos de Caracas)

Podcast Ciudad Basket  @CiudadBasket

“Si yo hubiese tenido esas capacitaciones, hubiese estado con Phil Jackson en la NBA”, bromea Néstor Salazar mientras habla de la labor educativa que se quiere hacer para formar a la figura del coach venezolano, mediante la Escuela Nacional y la Asociación Nacional de Entrenadores de Baloncesto. Ambos proyectos lo motivan porque considera que precisamente ayudarán a que su país regrese a Mundiales Juveniles, citas a las que no accede desde 2003. Pero antes de pensar en resultados, opina que sería importante contar con un proceso en el cual, entre varias consideraciones, se tome en cuenta al dos veces campeón de la NBA: Carl Herrera Allen.

“Yo pienso que tenemos que rescatar a Carl para que nos ayude en el país. Tiene un gran perfil como entrenador (…) en Venezuela no le dimos esa importancia a él e incluso hasta lo intentaron matar”, dice Salazar sobre el primer criollo en llegar al mejor básquet del mundo, a quien considera una pieza fundamental para la generación de relevo. “Es un tipo trabajador, responsable, serio, que viene de una formación en Estados Unidos, jugó NBA, tiene anillos”, recalca.

Herrera dirigió entre 2011 y 2016 a Gigantes de Guayana. Luego se mantuvo ligado al desarrollo de talento joven del equipo de Puerto Ordaz y después aceptó una presidencia de Marinos de Anzoátegui que ocupó durante nueve meses. Ahora se encuentra en suelo estadounidense y mantiene contacto con su pasado NBA, como cuenta Néstor Salazar en el podcast de CIUDAD BASKET a continuación.

COMPROMISO CON EL FUTURO

Para el popular “Mamá Osa”, de nada sirven sus más de 700 victorias en la Liga Profesional (LPB) y sus triunfos con las selecciones de Venezuela si no puede entregar un legado didáctico a las próximas camadas de directores técnicos. “Quiero dejar algo”, resalta el estratega y por eso aceptó liderar la Asociación de Entrenadores (ANEBA), aunque no tenga tiempo de sobra porque pretende seguir activo en los banquillos.

“Me siento con mucha capacidad para tomar decisiones en la cancha y dominar el camerino. Mientras yo tenga eso, me mantendré en carrera”, cierra el estratega de 63 años, quien se tituló en la Copa LPB de 2019 con Trotamundos de Carabobo y comandó al conjunto vinotinto en tres Mundiales Juveniles consecutivos (1995, 1999 y 2003) y un Mundial de mayores (2006).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *